Estas en:

Senderismo

SITIO WEB EN MANTENIMIENTO Y REBRANDING (disculpen las molestias) Puede encontrar la información actualizada en nuestro Mapa turístico digital y en la Web Oficial de Turismo Belmonte de Mirianda.

 

Descubre nuestras rutas y senderos.

Ruta de L'altu La Brueba a Auviñana Pr.As-146Ruta de L'altu La Brueba a Auviñana Pr.As-146

Ruta de L'altu La Brueba a Auviñana Pr.As-146. Limpia desde Oviñana hasta las ruinas de La Iglesia de Sta. Mª de Las Nieves. Resto de trazado se pasa sin dificultad.

La ruta, aunque se puede hacer en descenso desde L?Altu la Brueba hasta Auviñana, aconsejamos iniciarla en esta última localidad, para ascender hasta El Cauríu y La Brueba, y retroceder luego por Lleiguarda y Beyu hasta la carretera As-227, a la altura del Parador de Silviella. En Auviñana iniciamos la ruta en el cruce de Las Mestas (90 m. altitud), cerca del Restaurante del mismo nombre. Una señal direccional que nos marca la ruta hacia Los Llanos, barrio donde se pueden ver las ruinas de la Iglesia de Santa María de Las Nieves, de los siglos XIV/XV, que mantiene algunos elementos de tradición románica. El pueblo cuenta en la actualidad con varios establecimientos de Turismo Rural.

Continuamos por una pista de buen firme que se adentra en un castañal, hasta salir del mismo y encontrarnos una excelente vista sobre la Ría Miranda, vega creada por el río Narcea a su paso por Belmonte. En ella se cultivaron productos de huerta y cereales (escanda, trigo, mijo, panizo), a partir del S. XVI maíz y ?fabas?, y en el XIX patatas y tabaco. Rodeando el monte Silviella, abandonamos la cuenca del Narcea y entramos en la del Pigüeña. Coronamos Lleiguarda, a donde se dirige una pista que dejamos a mano izquierda. El pueblo conserva la Iglesia del siglo XV, con reformas en los s.s. XVII y XVIII. Del S. XIX es el palacio de la Condesa de Mora, que, según la leyenda, perteneció a una mora que se enamoró de un cristiano; la relación fue permitida con la condición de que renunciara a la religión musulmana y ?guardara la ley?, de ahí el nombre del pueblo. Fue capital de Miranda desde la Edad Media hasta los años treinta del siglo XIX. Otro pueblo sobre el que pasamos, al sur del anterior, es Beyu, solar originario de los Alonso de Beyu, que conserva dos interesantes palacios de este linaje.

Un poco más arriba nos encontramos una pista a la izquierda que no debemos tomar; sí la siguiente, un poco más alta, que nos conduce a una campera en la falda sur del Cauríu. Aquí se aprecia uno de estos embalses utilizados en las labores mineras para la extracción aurífera en época romana. Una pista ancha, con firme de zahorra, sube hasta la cima, donde unas antenas de telefonía rompen la bella panorámica que ofrece El Cauríu sobre una buena parte del territorio asturiano.

Continuamos dirección sur hasta L?Altu la Brueba (800 m.), donde se observa un importante desmonte de minería romana, atravesado por la carretera. El sistema de explotación (ruinae montium) empleado por los romanos para extraer el oro se basaba en el uso de la fuerza del agua, conducida por canales (corrugi) hasta depósitos (piscinae o stagna) próximos a la explotación, y el calentamiento de la roca en las partes bajas mediante galerías; con ello se lograba abatir y arrastrar parte de la montaña hasta los canales de lavado (agogae), donde se decantaba el oro.

Aún son perceptibles estas huellas en el paisaje. Para el retorno tenemos varias posibilidades; proponemos volver otra vez por la falda del Cauríu, atravesando el antiguo embalse romano, seguir la pista a la derecha y a unos 800 m. coger una que sale hacia el Este y nos conduce hasta Lleiguarda; tras visitar el pueblo podemos bajar, bien por la carretera hasta Las Lleras, o mejor por el camino antiguo hasta Beyu, atravesar el pueblo solariego y desde aquí por carretera hasta Silviella.